A ras

Siempre he considerado a mi silla de ruedas como parte de mi cuerpo. Sin embargo, lo cierto es que hay veces en que es bueno abandonarla para cambiar totalmente de circunstancia y dejarse llevar por la oportunidad de probar diferentes medios.

       

En mis clases de pintura, se me ha propuesto, para crear obras de mayor envergadura, hacerlo a ras de suelo.
Sobre una colchoneta, junto a una gran cartulina de un bonito color amarillo, he descubierto una manera de llegar a conseguir cuadros importantes.

Moviendo la colchoneta, con la ayuda inestimable de Maitane, he podido llegar a las amplias zonas de este primer “mural”.

Los trazos me salen mucho más largos, llegando a dibujar líneas que enlazan rectas, curvas y, hasta casi, círculos; conformando figuras caprichosas.

Con un tamaño semejante, difuminar se hace más costoso, y las rayas predominan. Quizá el secreto esté en no recargarlo y parar en cuanto me salgan varias formas atractivas o, por el contrario, abandonar la manía de querer terminar en el día.

Seguiré experimentando en los talleres de Sancho Azpeitia de Fekoor, con el maestro Ivan y sus atrevidas ideas.

Por cierto, aunque no viene a cuento, quiero inmortalizar aquí que mientras escribía esta entrada, he sido capaz de enchufar el cable de la batería del portátil. Podía haber pedido ayuda pero la mano me ha ido sola. Jaja! Estoy que lo tiro.

Un comentario sobre “A ras”

  1. Hola Diego,
    Es fantástico tu primer mural, dando rienda a la imaginación y a nuevas experiencias de plasmarlo.
    El hacer las cosas de manera diferente, (incluso cosas cotidianas), nos enriquecen como personas.
    ¡¡¡Animo y a demostrar todo tu potencial!!!
    Besos,
    MC

Los comentarios están cerrados.