Diana Tecnicolor.

Vengo con novedades pictóricas. En primer lugar quiero declarar terminado el circulo cromático que inicié antes verano. A diferencia de los demás, que los finiquito en una hora, este ha supuesto un largo proceso.

A color por día, mezclando colores primarios para obtener los secundarios en todas sus gamas.
Jueves a jueves, con el apoyo no sólo funcional de Julia, he ido completando la “diana” y, finalmente, esta semana hemos llegado a meta consiguiendo el violeta, que se resistió más que todos los demás.
Ahora, ya tenemos otro nuevo rumbo al que dirigirnos con el licornio: Un caretotrato.

Para maltratar la monotonía, mi jefe de equipo me ha preparado una nueva técnica: Pintar cerámica.
Con pincel en mano, las sensación es diferente y salpicante, pero con todo al alcance llega lo impensable, y salen estas cosas.