Copiloto de pruebas

Tengo varias cosas que contar pero es inevitable que lo de hoy se “adelante”.

He estado con el club Amigos del Rombo, del que ya soy socio de honor, por cierto. Sólo me falta un Renault Espace en el garaje, jeje.

He tenido oportunidad de volver a un asiento delantero y coprobar el Laguna 2.0 dci GT de 180 cv. El motor de mi monovolumen favorito.
Al  conocerlo de cerca, me ha quedado la impresión de que tenerlo y disfrutarlo debe ser un gran alegrón! Bien acabado, equipado, y muy “respondón”. No hay como sentir en primera persona (o en segunda, lo más cercano al volante que se puede estar si no conduces) lo que son capaces de dar los automóviles contemporáneos. Fuerza -que ya la tenía congelada en mi mente-, confort y un comportamiento en curva al que no estoy acostumbrado, resultado del eficaz sistema 4control de dirección a las cuatro ruedas, con el que esta dinámica berlina toma los virajes como una serpiente  y con menos giro de volante.

Para un “quemado” como yo, condenado a furgonetas y autocares adaptados, estas ocasiones para circular más cerca del asfalto sirven de inspiración que estimulan la imaginación, al mismo tiempo que te sientes ante lo que verdaderamente te emociona.

Mil abrazos al club, que ha liado esta movida tarde.