Archivo de la etiqueta: funcional

Balance cañero 2014

Como cuando desde un barco se va en dirección a la costa, desde altamar, primero sólo se ven luces o puntos lejanos. Con un avance lento pero constante, con la imperturbable proa subiendo y bajando por las olas,  la orografía va creciendo en el horizonte. Con algo de paciencia, controlando la ansiedad, se llega a un puerto no tan inalcanzable como parecía.

Así fue la travesía del pasado año, pensando en el viaje al Seguir leyendo Balance cañero 2014

X-Box: “Electromagia”

Siempre me ha venido a la mente, el acto de lanzar la pelota hacia arriba con la mano izquierda para, a continuación, pegarle un raquetazo y ponerla a 180 o 200 km/h, y gritar: Zaska!

Pero claro, pensaba en ello como quien imagina estar en la luna. Simplemente, porque esa sensación me atraía.

Sin embargo, gracias a la “electromagia” he podido acercarme a esa emoción.
Llevo varias semanas probando la X-Box con la Kinect y me he llevado un alegre sorpresón.

Yo era incrédulo. Creía que ese sistema iba a discriminar mis singulares movimientos, pero en Fekoor me animaron a probar y, bua! Que satisfacción sentir, participar y machacar.
Mientras ves jugar a otros estás como dormido, aletargado, con tu personalidad atrofiada. Pero cuando “entras en pista” te aflora tu verdadero yo.

El último día, jugando al tenis, gemía cada vez que le daba a la pelota y exclamaba cada vez que se me iba. Fueron dos partidos muy disputados en los que hice algunos aces, aguanté la presión de la desventaja , remonté, hice constantes cambios de banda; y gané!

El video que ahora viene, lo grabamos haciendo un fulgurante descenso por una pista olímpica de esquí. Inclinándome para los lados, conseguía dirigirme hacia el centro de los obstáculos por donde hay que pasar.
Hacia el lado izquierdo no sé bien porque, pero le costaba más obedecerme. Otra dificultad que encuentro es para hacer la calibración.
El truco que utilizamos consiste en ponerme detrás de alguien con más pulso para que le capte a él, y luego, al quedarme yo solo, ya tomo los mandos. Esto quiere decir que para esto también necesito compañía. No es como con el ordenador, con el que puedo tirarme horas sin pedir nada. Pero lo que si es cierto es que si se organiza una timba, no sólo no voy a quedarme de miranda, sino que voy a dar mucha guerra.

Imploro a los dioses de la ingeniería informática a que sigan evolucionando esta tecnología para que me aproximen a conducir un BMW M235i o estar a solas con Carolina Alcazar, jejeeee!

No basta con participar

Bueno si, siempre da emoción. Además, tampoco hemos quedado tan mal en el Concurso de Fotografía Digital del INICO. Premio Fundación Grupo Norte. Las personas con discapacidad en la vida cotidiana.

Una de las nuestras ha quedado en doceava posición dentro de las 143 más valoradas. Así que hay pique para la próxima.

Aquí esta la numero 12, y aprovecho para lucir algunas mas que he presentado en comandita con Sheila y con Oscar.

Merecen ser vistas:

Foto presentada al Concurso de Fotografía Digital del INICO
La 12 más valorada en el Concurso de Fotografía Digital del INICO

 

Fotografia presentada al Concurso de Fotografía Digital del INICO
Barreras cotidianas.. Con mucho mensaje.

 

Fotografia presentada al Concurso de Fotografía Digital del INICO
Una de mis favoritas, en el puente de Calatrava (Bilbao).

 

Arbobiada

Arboleda
Plaza de la Arboleda

No es que me guste contar mi vida, pero ayer en La arboleda me llevé una grata sorpresa a ver lo bien adaptado que se encuentra este pintoresco lugar.

Existen rebajes desde el parking de abajo (algún fortuito pero efectivo). En su plaza, dispuesta en diferentes alturas, el visitante dispone de rampas adecuadamente preparadas para que nadie se quede en una esquina.
Curiosear por sus calles estrechas también es algo totalmente factible y entretenido.

Tomando unos potes en la plaza, antes de ir a por las alubias del Casa Sabina, me dieron ganas de darle un premio a este antiguo barrio de Trapagaran, por tener previstas visitas como la mía, aumentando nuestra movilidad.

Para acceder a dicho restaurante no encontré ningún problema (al contrario de muchos otros establecimientos de Bilbao que intentamos visitar horas mas tarde).

La alubiada fue imperial. Poniendo la Salsa de costado a la mesa, porque su altura no permite meterme en el 99% de las mesas, embarque dos platos importantes mas un postre suculento de hojaldre con nata.

Un gran acontecimiento para comenzar el año que se alargo hasta las tanta.
Lo que no pude dejar extenderse fue la sobremesa por la ausencia de un WC adaptado. Menos mal que uno es muy fisgón, y había detectado uno de esos con auto lavado en el mirador, cerca del parking.

Regreso al Chavarri

Como decía mi gran profesor de Historia de Arte, en el instituto, no es lo mismo mirar que ver. Y, efectivamente, el retorno que he hecho, esta vez junto con mi peña excursionista de los viernes, al palacio Chávarri, no ha sido en balde.

Gracias a quienes nos han hecho de guías, hemos visto detalles que no se aprecian con una superficial Seguir leyendo Regreso al Chavarri