Archivo de la etiqueta: accesibilidad

Rutas silleras: Faro de Gorliz.

Una nueva oleada de averías encadenadas ha atacado a mi Quikie Salsa M.

Ya comenté que después de intentar quitar un ruido, la silla había quedado medio coja, una de las horquillas delanteras no direccionaba bien y le había salido un “canario” muy simpático.

Tras un nuevo paso por el taller, con cambio de horquilla y ruedas delanteras, además de liberación del pajarito cantarín -por más de 300 €-, el chasis vuelve a crujir de una forma muy parecida a como cuando, hace menos de un año, me confesaron que estaba roto por un defecto de fábrica, teniéndomelo que cambiar (con ruedas y horquillas incluidas).

Por un paseo liso suena como un viejo bergantín del siglo XVI. Pero, para probarla definitivamente, me he ido hasta el faro de Gorliz. Una agradable subida asfaltada entre el monte, pasando cerca de granjas, hasta el para mi desconocido faro.

Vigilando un poco los baches y las pocas inclinaciones del pavimento, se puede disfrutar de unas nuevas vistas para los que no somos unos mohicanos, precisamente.

Hay un tramo que anuncia “Peligro por desprendimientos” que da un punto de emoción a la hazaña, pero que al parecer no es para tanto y los aventureros no dudamos en pasar para coronar el Cabo Billano.

Una ruta muy recomendable para silleros. Incluso se me paso por la imaginación organizar una prueba cronometrada

La Salsa subió como un cohete -no metí quinta para no dejar atrás a la fotógrafa-. Las baterías ni se inmutaron y hubieran soportado muchos más kilómetros para arriba o varias noches de fiesta.

Por eso, para  una máquina de este calibre no puede ser normal que suene como una cama oxidada. Me niego a aceptarlo, y la marca seguro que también.

Todos sabemos que una silla de ruedas es un producto con el que compartimos muchos horas al día, por lo que debe garantizar una mínima calidad de rodadura incuestionable.

La conquista Cantábrica.

Un año más, he atravesado las arenas de Plentzia y he llegado a zambullirme en las orillas del Cantábrico, gracias al servicio de baño asistido de Bidaideak.

En esta “campaña”, sin duda, he batido el record, bañándome casi todas las semanas (muchas de ellas, varios días).

Los baños no son interminables, como los de Menorca, pero me he hecho a las temperaturas de este rudo mar.

Recuerdo cuando esperaba hasta agosto para sumergirme en el Mediterráneo, pensando que lo de aquí no era para mi.

También recuerdo cuando miraba por encima de hombro a esas sillas anfibias. Pensaba que mis movimientos de lagartija no se adaptarían a ellas y, sin embargo, las he abordado. He conseguido gobernarlas, dando con mi posición personal adecuada, para comprender que son un buen medio de transporte arena-acuático.
Las maniobras de embarco y desembarco (sobre todo en el agua son más complicadas) las tenemos muy depuradas, contando con la experiencia y destreza de los profesionales que las ejecutan.

Un pena que esta semana termine su temporada. Más teniendo en cuenta que por aquí, en septiembre, es cuando resurge el sol.
Este es una de las debilidades de este programa. Debería durar toda la temporada de playa. Y, puestos a pedir, que exista en mas localidades de nuestro litoral o que -en plan utópico- haya turnos nocturnos.
Alguna que otra vez me hubiera beneficiado de ello en este verano, jeje, pero eso ya es fantasear con la igualdad.

P.D.: 23 días para circular por Europa.

Palacios adaptados

Sí, existen.

Hemos visitado el palacio Chábarri, sede de la Subdelegación del Gobierno en Bizkaia.

Como edificio público que es, se puede visitar y ha sido adaptado para que a nadie, que lleve pasando por ahí toda la vida, le siga sin llamar la atención.
A veces tenemos delante cosas impresionantes, que buscamos cuando viajamos, y no las vemos.

Un elevador sube hasta el hall, desde donde se accede a las oficinas, sala de reuniones y la deslumbrante Sala de los Espejos.

Es curioso subir en el ascensor de época pero restaurado, con sofacito y todo, para llegar a lo que era la vivienda de la familia Chávarri, mientras disfrutaron de su construcción.

Merece ver por su arquitectura, su decoración, su ornamentación, pinturas, lámparas, y alfombras que son lo único que detienen un poco a nuestras ruedas. Pero con cuidado y buscando los sitios más adecuados, se puede llegar a casi todos los rincones abiertos al público.

P.D.: 30 días y pocas horas para el despegue.

Ignorante envidia.

Desde hace ya algún tiempo, me vengo dando cuenta de que, a ciertas mentes “sencillas”, les cuesta entender e incluso les molesta que las personas en desigualdad de condiciones se nos tenga alguna consideración.

Véase las plazas de parking para personas que nos empeñamos en aumentar nuestra reducida movilidad o, por ejemplo, las zonas que se habilitan para poder ver conciertos sin que nadie se te ponga delante, interfiriendo en tu contacto visual con el escenario.
Más de una vez, me han dicho “jo! Que suerte tenéis”. Lo que no sé es si tomármelo a risa o aconsejarle que se corte una pierna para gozar de mis mismos “privilegios”. En sus manos está.

Seguir leyendo Ignorante envidia.

Laida es terreno abrupto.

Después de la completa agenda de “movidas” que hemos cumplido esta temporada, el cuerpo me pide más acción, y no solamente de índole ociosa. Pero, en fin, de momento es lo que hay.

                    

Así que antes de ayer, mi “super cuidadora familiar” y yo organizamos una expedición por nuestra cuenta a Laida.

Acostumbrados a hacer uso del servicio de baño adaptado de Bidaideak en la playa de plentzia, decidimos cambiar de paisajes e ir a las playas del Urdaribai.
Siempre había oído y leído que en Laida también estaban los de Bidaideak para bañarme. Sin embargo, mi madre se empeño en confirmarlo, mirando en la Web de esta organización.

                  

Ves! Le dije. Pero, el que no creí lo que vi fui yo al llegar y llevarme un gran desengaño.

– Este año se han trasladado a Mundaka – Nos contaron en Laga. Una bonita playa, a la que tenía ganas de volver para recordar cuando iba siendo un renacuajo y, con los brazos de mi padre, me sobraba para  no echar en falta pasarelas, ni accesos, ni siquiera silla.
Como me lo pasaba de camino, por las curvas de Morga.

El caso es que no volveré. Hay una zona reservada para aparcar pero nada más. Sólo se puede llegar al chiringuito.
Hasta para llegar a la escueta pasarela hay dos escalones.

De vuelta a Laida, aparcamos en una plaza de las nuestras e intentamos probar suerte, recorriendo el paseo que, por cierto, solo cuenta con un rebaje en todo su recorrido. Por lo que si estás en el otro extremo te encuentras sin salida. Esto en el de la playa, porque después continua otro por la costa, totalmente segregador.

Bueno, pues paseando vimos una pasarela para las duchas que, seguramente, por un excedente de tablas se alargaba un poco más, y allí acampamos, divisando la orilla en lontananza.

                   

Cuartos de baños adaptados si que existen, pero sin barras y con el lavabo fuera.

Todo esto me recordó al gran Juan Luis Galiardo, en no sé que película, diciendo “esto es terreno abrupto”.

Más allá de #Bizkaiaccesible: Donosti.

Última escapada express de la temporada, anterior al parón veraniego,  de las excursiones que organizamos desde Sancho Azpeitia para Fekoor.

El destino: Donosti. Visita guiada, primero panorámica y luego rodada por el casco viejo de Donosti.
Paseando por sus calles, el apetito se pone a cien en 0,2. El reto no era sencillo, porque cuando el grupo de silleros es numeroso y, además, se cuenta con el tiempo justo, hay que andarse muy listo.

Por un momento, ves peligrar saciar tus ansias de pintxos, pero estuvimos espabilados y cumplimos sobradamente.
Dando unas pocas vueltas, dimos con dos locales para todos los públicos.
Primero en Casa Alcalde (Mayor Kalea , 19) encontramos pintxos para elegir. Cuenta con una rampa que aplasta al típico peldaño. Bares tan importantes como el Gambara (en la misma calle) no se han desecho de el.
En cambio, en el Alcalde nada nos impide llegar a la barra, y eso hay que agradecerlo.
Lo único que le falta para que nadie me saque de allí es el WC, que no está adaptado. Sin embargo, en las cercanías no es complicado encontrar uno. Los del Alcalde, que son unos enrollados, te indicaran donde poder………

Por ejemplo, en la Chocolatería El Puerto (Calle Puerto, 19). Allí no sólo ofrecen lo que su nombre indica, sino que también preparan platos combinados, bocatas, etc.
Es amplio, accesible y, por lo tanto, nos solucionó nuestro objetivo que no era otro que toda nuestra peña coma junta, para no desperdiciar el buen royo que nos manejamos.

Después, nos hubiéramos quedado muy a gusto en alguna terraza de la Plaza de la Constitución -tomando un mojito-, pero el horario del programa nos hizo abandonar esta preciosa ciudad, que hay que ver lo “guapa” que se pone en verano, antes de que nos diéramos por satisfechos.

Esencias

En los últimos días, entre otras esencias, hemos podido degustar un delicioso néctar de los San Fermines. Durante cinco horas aprox. nuestro convoy se zambulló en el meollo de la fiesta de las fiestas.

La peña excursionista Fekoorera, una vez haber tomado la plaza del ayuntamiento, se dirigió a la salida del encierro para emprender todo su trayecto hasta la plaza de toros. Sólo faltó que nos abriesen la puerta grande.

                

Seguimos callejeando, abordando el Café Iruña -amplio, y con WC adaptado aunque poco espacioso- y empapándonos de u Seguir leyendo Esencias

S.O.S.: Cuelgue en peligro de ser abortado

Mi segunda gran movida de este año está apunto de truncarse, al igual que la primera. Por esto, siempre prefiero no adelantar nunca nada. Porque es fácil que algún factor se caiga, cuando se requieren tantos.

Iba a dar pie a uno de mis capítulos estrella, grabado por profesionales con un equipo de primera. Y me iba a permitir poner otra cruz en mi lista de retos pendientes, que en pocas ocasiones la puedo hacer “tachones”.

Dentro del programa de excursiones de Fekoor, habíamos preparado una visita a Senda Viva donde está la tirolina más larga de Europa, además de espectáculos, animales y demás atracciones.
Me quedaré con la duda de saber si colgado de ese cable, hubiese sentido la sensación de flotabilidad en el aire que siempre he buscado inconscientemente.
De todas formas, gracias a todos los que han colaborado en el intento. Quien sabe, igual mañana se completan las plazas que faltan y el vuelo de la excursión se remonta ( http://www.fekoor.com/noticias/2014-06-09/excursion-senda-viva.html ), y si no a por la tercera que será la movida reina, no sólo del año.

                  

Espero que os gusten mis últimas “creaciones”. Por cierto, este mes salgo en el catálogo de Solidarters, buscadme!

Y a ti, socio de Fekoor, anímate y salva un cuelgue!

Más allá de #Bizkaiaccesible: Astigarraga

El pasado Viernes disfrutamos de una de las excursiones “reinas” del año.

En Astigarraga, visitamos el Sagardoetxea -museo de la sidra- donde se aprende mucho sobre esta rica y típica bebida del lugar. Su historia y proceso de elaboración nos fue amenamente contado por Leire y Ainize (espero que la memoria no me falle). Y después de la teoría, me parece Seguir leyendo Más allá de #Bizkaiaccesible: Astigarraga