LondonAye

Estoy medio dormido, como atontado. La deceleración ha sido fulgurante. Después de una semana sin bajar de las 7.000 rpm. llegar hasta casi el relentí me ha provocado somnolencia.

El reto del año, y por lo menos de los últimos 10 -cuando viaje a Italia-, ha sido cumplido, superado y, sobre todo, gozado.

Imposible contarlo todo en un post, porque seguro que me dejo algo. Así que dudo mucho que esta sea la única entrada dedicada a nuestro tour de Bilbao a Biarritz, pasando por Londres y Paris.

Hace ahora exactamente una semana, me encontraba en el Brithis Museum (buena accesibilidad salvo por un ascensor pequeño, con amenaza de avería, y por la sala de las momias que es tan inaccesible como una pirámide.), ya habíamos visto los puntos emblemáticos de London desde el autocar e incluso había hecho alguna escapada por China Town.

Cuando en menos de 2 horas llegas a un destino alcanzado con, por lo menos, un retraso de 15 años, a uno le cuesta aceptar que está allí.

Esta sensación se agrava dentro del bus, con unas ventanas que parecen pantallas de video. Sólo cuando te bajas y te sumerges en la calle, sientes que es real. Circulando con mi Salsa M de sustitución (la mía me dio plantón) agradezco a las maquinas del espacio-tiempo por permitirme transitar por tantas ciudades.

Y ahí es donde, verdaderamente, se analiza la adaptación de la urbe. Rebajes no faltan a la hora de cruzar. Mas vale mirar hacia el lado correcto al hacerlo y no distraerse por los miles de atractivos estímulos que nos rodean.

El Underground es muy antiguo y muchas estaciones tienen un peldaño ofensivo. Pero en las que están bien, la atención es comparable a la de un aeropuerto, con servicio de acompañamiento tanto para entrar como para salir.
Personalmente, prefiero la disposición totalmente horizontal para colocar la tarjeta. En cambio, las de Londres se chequean sobre una base inclinada lo que. seguramente, me iría peor. Suerte que iba en buenísima compañía. ; )

Los famosos autobuses están adaptados, con sólo una plaza para silla por bus. Bueno, eso en teoría, porque como en nuestro equipo de Kamikazes íbamos dos rodadores, el conductor permitió que  nos apretujáramos para ir todos juntos.
No tuve ocasión de probar los pintorescos taxis, pero oí quejarse a un colega del grupo de la puerta era estrecha.

El castillo de Winsor también es visitable, aunque no recomendable para grupos grandes de silleros con falta de tiempo,  porque los dividen y hasta que no salen unos no entran otros.

El Londonaye tampoco discrimina a nadie, y va tan despacio que me daban ganas de subirme en marcha, como el resto de la people.. Pero no, la paran y despliegan una pasarela portátil, que se despliegan como un libro, para salvar una separación milimétrica.

Gracias a nuestra “guía local” Ainara, conquistamos el Soho, Covent  Gardent Garden, Trafalgar Square y paseamos junto al Thamessis hasta llegar a un espectacular Pub junto al rio , de cuyo nombre debería acordarme. Me informaré.

Después de todo esto, uno piensa con mentalidad de despedida sólo por un instante, al cabo del cual caes en la cuenta que aún queda otra capital por conocer en las próximas horas.

Continuará.