Asistencia Personal, What else? Segunda parte.

Bueno, parece que la “cosecha” de las últimas semanas no ha ido mal:

Se acerca el fin de mi segunda temporada pictórica en Sancho Azpeitia y volveré a juntar una pila de cuadros que me frustra mucho que se queden en una carpeta.

Entonces me doy cuenta de que también en esta disciplina, aunque las obras salen de mi mano, necesito otra más funcional que me apoye para preparar, organizar y gestionar todo necesario para seguir todo el proceso de promoción.

En Febrero, promoví una exposición gracias a que disponía de los servicios del Acompañamiento de Fekoor.
Si seguiría contando con ello -por supuesto, con un número de horas suficientes-, me encargaría de enmarcar cuadros, buscar lugares donde hacerlos ver, organizar subastas, hacer camisetas, posters, yo que sé, lo que surgiera.

Hace unos años, hablando de mi vida laboral, alguien me dijo que tenía que buscar una actividad que la pudiese desarrollar por mi mismo, sin ayuda. Y pensé, y sigo pensando que no existe. Siempre necesitaré implicar a alguien de mi alrededor.
Cada vez que me viene una idea, me topo con el reparo de tener que liar a alguna persona, y eso -aunque estés magníficamente rodeado- es algo que encarece presupuestos o te lleva a vivir de favores y abusar del tiempo del tiempo de los demás.

Por eso y por muchas cosas más, ahora que parece que Podemos, vuelvo a recordar que la real solución para las personas de dependientes pero sobradamente activas no es otra que la Asistencia Personal, What else?