Open de Bizkaiaia. Me gusta la Boccia.

Hoy me vuelvo a enfundar mi caso multiusos para narrar lo que he vivido este fin de semana. Y es que este año, la temporada de Boccia ha tenido un fin de fiesta envidiable.

En Barakaldo, se ha celebrado el Campeonato Estatal, lo cual ha sido una magnífica oportunidad para ser testigos del alto nivel existente entre la elite, con unos materiales casi como de Fórmula Uno.

También, se ha aprovechado la ocasión para disputar el Open de Bizkaia, en el que he participado.

Ha sido una lástima que, en mi categoría -BC3, con canaleta-, sólo nos presentamos dos participantes.
Sin embargo, ha sido una toda una experiencia, que nos ha permitido saborear el ambiente de la competición, siendo arbitrados por auténticos profesionales del nacional, y por lo tanto, aprendiendo mucho, mucho, mucho.

Esto ha sido lo que más me ha llamado la atención. El rigor, la seriedad y protocolo que imponen, aportan a este deporte la importancia que merece, por la capacidad con que cuenta para hacernos sentir a todos tan competitivos.

Personalmente, yo me veo como en una carrera de automovilismo. Si voy por detrás en el marcador pienso que tengo que remontar posiciones. Si voy ganando, me imagino aumentando la distancia.
Cuando la diana está cerca, piso el freno y, cuando se encuentra lejos, gas a fondo con la canaleta.
La vida es tan curiosa y paradójica, que ahora mismo se me esta aflojando un tornillo del puntero. Espero llegar al final del post, jeje!

Me gusta la Boccia. Quiero más y más. Únicamente necesito la oportunidad y los medios para llegar lo más lejos que pueda.

Próximamente, tendremos listo un escándalo de video “Bocciero” difícil de superar, que Cineempresa está preparando.

Un abrazo para mi contrincante y, sin embargo, amigo Jon Markaida. Seguiremos dando espectáculo.

2 comentarios sobre “Open de Bizkaiaia. Me gusta la Boccia.”

  1. ¡Enhorabuena Diego por tu medalla!

    Estoy encantado de haberte conocido y haber tenido la grata oportunidad de ser tu auxiliar en el Open de Bizkaia.

    No conocía la Boccia y ahora estoy sorprendido de este deporte y de sus sagaces y minuciosos deportistas, entre los cuales tú eres un vivo ejemplo.

    ¡Muchas gracias por permitirme vivir esta experiencia a tu lado!

    Un afectuoso saludo.

    1. Gracias a ti Carlos, de verdad.

      Sentí mucho que no os dejasen ni abrir la boca durante los partidos, pero si así son las normas será porque se habrá llegado a la conclusión de que es lo mejor para que nosotros asumamos todo el protagonismo y responsabilidad.

      Te agradezco de nuevo tu disponibilidad y tu amabilidad.

      Un fuerte abrazo.

Los comentarios están cerrados.