Patrimonio de recuerdos: Drifting, cámara interior

Las experiencias no sólo se disfrutan en el momento de efectuarlas. Se pueden seguir degustando gracias al sabor que nos dejan. Únicamente, es necesario repasarlas de vez en cuando para que ese gusto que nos aportaron no desaparezca.

Así lo he hecho con mis mejores vivencias. Las conservo con mimo en mis numerosos momentos de inevitable inactividad y, la verdad es que, resulta un pasatiempo muy satisfactorio. Ahora mismo, me vienen a la cabeza la cantidad de ocasiones en que he revivido el viaje a Italia que realicé hace, va a hacer ahora, ocho años. Transitar por Venecia fue todo un reto. Quizá debería recuperar algún documento o escribir algo sobre ello.

Afortunadamente, ahora contamos con medios que avivan nuestros archivos mentales y, como muestra, quiero publicar el video integro y casi inédito de la cámara interior con la que grabamos parte del capítulo “Autonomía para derrapar”. En este apreciado episodio, la música solapaba considerablemente la emoción que desbordé y que, ahora, tengo la poca vergüenza de hacer pública.

Un comentario sobre “Patrimonio de recuerdos: Drifting, cámara interior”

  1. papi menudos caretos que tenias!!! ya te digo que no tiene desperdicio, si no fueras en un coche pareceria otra cosa!!! asi me gusta superando las verguenzas y poniendolo integro sin montajes. que daño estan haciendo las Go Pros en este pais… chao.

Los comentarios están cerrados.