Acompañamiento

Esta semana finaliza el programa de acompañamiento dirigido por Fekoor. Al igual que el año pasado, ha durado de Octubre a Diciembre y queda suspendido hasta que se consigan más subvenciones para reanudarlo.

Yo considero este proyecto como una pequeña muestra de la que sería la  verdadera asistencia personal -una persona que durante tres horas, un día por semana te acompaña a hacer lo que necesites-.
Vamos avanzando muy poco a poco, en parte, a causa de limitaciones que no sé si tienen mucho sentido. En mi caso, por ejemplo, el hecho de que no se les permita conducir a los asistentes, supone un gran inconveniente, puesto que vivo algo alejado del  centro y sin mi coche adaptado el margen de maniobra se me reduce considerablemente.
Una de las principales premisas de la filosofía Vida Independiente dice que el asistente personal está para hacer lo que el usuario no es capaz de realizar.

Sé que los procesos son lentos, pero hemos empezado demasiado tarde para tomarnos las cosas con calma.

Me ha resultado curiosa mi reacción al saber que dispongo de tres horas en las que puedo ejercitar mi capacidad de decisión. Y es que tres horas son insuficientes para comenzar a gestionar mis actividades y cambiar mi organigrama, basado exclusivamente en el apoyo de mis padres. Por eso, había días en que me costaba dar con un plan para aprovechar este tiempo.
Al principio renegaba de mi mismo. Me decía: Ahora que lo tienes, no se te ocurre nada. Pero, claro, con esas limitaciones temporales y geográficas no es fácil organizarse.

Una vez haberlo asumido, me he dedicado a hacer recados puntuales, darme una vuelta y tomar algo. Y sobre todo me ha servido para convencerme de que, con más horas y una mayor movilidad podría plantearme otro tipo de actividades e incluso desarrollar algún proyecto de autoempleo. Además, me he dado unos gratos paseos en momentos que no me hubiera sido posible salir, mientras que mis padres se ocupan de sus asuntos.

Quiero pensar que estamos viviendo los inicios de una evolución, y que algún día lo recordaré como la prehistoria de lo que será la verdadera asistencia personal. Confío en el progreso pero, por favor, que se dé un poco de prisa.

Sé que desde Fekoor se tiene intención de promover la Vida Independiente, mediante la creación de una bolsa de trabajo para asistentes. Algo que considero muy útil para cuando los necesitemos; pero, lamentablemente, antes de dar ese deseado paso hemos de contar con la suficiente capacidad económica.

Es en este punto es donde nos hemos quedado encallados y ahí la clave la tienen las administraciones. Estamos pendientes de un cambio de mentalidad para que destinen las mismas cantidades hacia la asistencia personal que a plazas en residencias.

Opino que es necesario celebrar actos reivindicativos en este sentido, con el objetivo de que nuestra reclamación llegue a lo más arriba posible. Y en este proceso me encuentro, animando a mis compañ[email protected] a movilizarse, a hacernos vistos en momentos imprevistos y a exigir lo que, sin duda, nos corresponde.

Un comentario sobre “Acompañamiento”

  1. Bajo mi punto de vista los pasos se están dando hacia atrás, ya que hasta no hace mucho el servicio de acompañamientos era de septiembre-octubre, a junio- julio. Este año desde enero hasta junio no ha habido. En mi opinión este programa es una de las claves para promover la vida independiente, por lo que creo que se debería presupuestar el coste de este servicio de enero a diciembre, buscar financiación privada, etc. Porque lo que yo sé es que cada año hay menos presupuesto para este servicio que me parece realmente importante.

Los comentarios están cerrados.