Día internacional de los Derechos Humanos

Este año se ha querido dedicar esta conmemoración especialmente al Derecho de Expresión.
Siempre he pensado en la libertad de movimiento como una manera de exteriorizar nuestra forma de ser, de mostrar nuestra actitud ante una determinada circunstancia.

Tanto a pequeña como a gran escala, la autonomía para efectuar desplazamientos nos otorga una vía de comunicación para nuestra personalidad. Tanto una silla de ruedas -de motor en mi caso- como un vehículo adaptado y un asistente personal, nos permiten acercarnos o alejarnos de alguien en un recinto cerrado, o acudir donde un [email protected] que nos necesite a cientos de kilómetros.

Sin estos recursos, yo no puedo manifestar los detalles que me gustaría tener o, por el contrarío, la falta de interés.
Desde que estoy motorizado, soy mucho más yo. Incluso, en ciertas ocasiones, puedo ofrecer y servir mi ayuda, aunque solo sea acercarme a mi madre para que cuelgue una bolsa de mi manillar.
Cuantas veces he soñado, por ejemplo, con ayudar a mi prima a llegar al trabajo -una persona que tanto me ha ayudado a mí-. Sin embargo, ahí no llego. Para eso preciso un asistente que conduzca mi coche. Si no lo tengo, soy un mero espectador sin posibilidad de actuación.

Y en estas vicisitudes, nos piden que celebremos el día de los Derechos Humanos, mientras que si nos ponemos a hacer un repaso sobre la famosa carta de la ONU. comprobamos que muchos de sus preceptos no son aplicados al colectivo de personas con Diversidad Funcional en situación de dependencia. Igualdad, libertad, independencia, intimidad, autodeterminación, trabajo, familia, vivienda, etc.

Al igual que el pasado día de la discapacidad, insisto en tener un recuerdo para todos los ciudadanos prisioneros en instituciones, para que nos demos cuenta que hay poco que celebrar y mucho que progresar.

2 comentarios sobre “Día internacional de los Derechos Humanos”

  1. Un buen discurso, sí señor! También depende de la dependencia de cada uno y su valentía. Yo, por ejemplo, soy más dependiente que tú y más cobarde. Por muchos avances que haya, si no te aceptas o te valoras, no sirve de nada. Admiro tu energía y valentía.

Los comentarios están cerrados.